Volver a N

Núñez Montoya, Susana C.

Investigador Adjunto. Carrera del Investigador Científico, CONICET

 

Área: QUÍMICA. Línea de Investigación: Farmacognosia y Productos Naturales

E-mail: sununez@fcq.unc.edu.ar; susynumo@gmail.com

Web personal de CONICET: http://www.conicet.gov.ar/new_scp/detalle.php?id=20874&keywords=nu%EF%BF%BDez+montoya&datos_academicos=yes

Redes Sociales: https://www.researchgate.net/profile/Susana_Nunez_Montoya / http://orcid.org/0000-0002-2030-0890 / https://www.scopus.com/authid/detail.uri?authorId=6507386522

Resumen: Búsqueda de potenciales agentes antimicrobianos y anticancerígenos a partir de especies vegetales bioactivas. A pesar de los avances científicos-tecnológicos, existen aún patologías que no cuentan con un tratamiento farmacológico efectivo, ni con medios disponibles para prevenirlas o que poseen una terapéutica que provoca efectos indeseables. Según la OMS, la mayoría de las enfermedades nuevas, son patologías emergentes y re-emergentes causadas por microorganismos (virus, bacterias, hongos y parásitos), que producen brotes de enfermedades sistémicas y/o neurológicas de diferente magnitud. Dentro de estas, las virosis, las infecciones bacterianas y fúngicas intrahospitalarias y las infecciones fúngicas invasivas causadas por especies de hongos oportunistas constituyen un problema sanitario de elevado impacto real y potencial. Otra patología que se ha convertido en un flagelo para la salud humana es el cáncer, dado su alto porcentaje de mortalidad.

Para la mayoría de estas enfermedades (infecciones microbianas y algunos tipos de cáncer), los tratamientos terapéuticos suelen no ser adecuados, ya que las actuales drogas sintéticas, muchas veces no resultan ideales en términos de eficacia, seguridad y espectro de acción. Muchas drogas exhiben efectos indeseables o son tóxicas o producen interacciones medicamentosas o simplemente no están disponibles para el tratamiento clínico. En el caso de las infecciones, muchos microorganismos desarrollan resistencia a las drogas usadas usualmente en la terapéutica, provocando recurrencia de las infecciones, que pueden derivares en epidemias o endemias. Por lo tanto, se hace necesaria la búsqueda de nuevos agentes terapéuticos.

El reino vegetal constituye una fuente potencial de compuestos bioactivos que merecen mayor investigación. La OMS promueve fuertemente la investigación de plantas nativas, utilizadas en la medicina folclórica, para la obtención de nuevos agentes medicinales. Asimismo, estudios etnobotánicos demuestran que varias plantas de nuestro país, pueden ser seleccionadas por su uso tradicional como agentes antimicrobianos y antitumorales. Otra fuente de estudio, son las especies tóxicas, ya que contienen sustancias bioactivas que regulando la dosis pueden constituirse en posibles agentes terapéuticos. Su utilización en forma controlada puede producir una acción tóxica sobre microorganismos o células patógenas, con un efecto mínimo o nulo sobre las células huésped; transformándose en una importante herramienta terapéutica en su accionar como agentes antivirales, antibacterianos, antifúngicos, antiparasitarios y anticancerígenos. Y dentro de este último grupo de plantas, nos interesan específicamente aquellas especies vegetales identificadas como fototóxicas, ya que poseen metabolitos secundarios responsables de fotosensibilización que han demostrado ser altamente bioactivos. La obtención de nuevas sustancias fotosensibilizantes (FS) y la evaluación de sus efectos biológicos abren nuevas expectativas, ya que significa su posible aplicación en Terapia Fotodinámica (TFD). En este sistema terapéutico se busca que un FS, en presencia de irradiación localizada, produzca un efecto tóxico selectivo sobre células cancerígenas (TFD) o microorganismos (Terapia Fotodinámica Antimicrobial, TFDA), mediante la generación de especies reactivas del oxígeno (ERO: anión superóxido y/u oxígeno singlete) que oxidan moléculas biológicas; lo cual se traduce en la regresión tumoral o de la infección.

Este proyecto constituye un trabajo interdisciplinario que tiene como objeto la evaluación química de diferentes especies vegetales a fin de obtener compuestos naturales con potencial actividad antimicrobiana y anticancerígena. Además, el hallazgo que estos efectos biológicos puedan ser fotoestimulados, en el caso de compuestos fotosensibilizadores naturales, implica el desarrollo de una terapia alternativa, la Terapia Fotodinámica.

Se espera obtener compuestos de origen natural con potencial efecto terapéutico, con baja o nula toxicidad, estableciendo sus posibles mecanismos de acción. De manera de plantear soluciones terapéuticas y/o preventivas a los problemas derivados de estas patologías (infecciones emergentes, re-emergentes y endémicas y algunos tipos de cáncer).